Mostrando entradas con la etiqueta sueños. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sueños. Mostrar todas las entradas

martes, 20 de octubre de 2015

Algunos Mandamientos Nuevos


1.- NO irás por los caminos despertando a las Bestias.

2.- NO alimentarás pasiones ajenas... (si no tienes pensado llegar hasta el final).

3.- NO despertarás de ningún sueño creyéndote el mismo de ayer.

4.- NO te sentirás seguro en el silencio.

5.- NO maldecirás las sombras de la noche.

6.- NO ocultarás tu instinto asesino detrás de una máscara de dulzura.

7.- NO justificarás tu inacción en la desidia de los tibios.

8.- NO te adormecerás en el tedio de los caminos sin pendiente.

9.- NO reprimirás tu llanto de sangre, cuando por fin oigas lo indecible.

10.- NO buscarás regocijo ni piedad, pateando las cabezas de los náufragos.

lunes, 29 de julio de 2013

No todo es vigilia la de los ojos abiertos

"(...) No todo es vigilia la de los ojos abiertos.
A cosas de nuestra alma, vigilia llama sueños.
Pero hay de esta también un despertar
que la hace ensueño: la crítica del yo, la Mística.
Vigilia, no lo eres todo.
Hay lo más despierto que tú: la Mística.
Y ensueños, entre párpados recogidos..."

Macedonio Fernández 

lunes, 26 de noviembre de 2012

Anterior a cualquier cuerpo



Anterior A Tu Cuerpo 


Anterior a tu cuerpo es esta historia
que hemos vivido juntos
en la noche inconsciente.

Tercas simulaciones desocupan
el espacio en que a tientas nos
buscamos,
dejan en las proximidades
de la luz un barrunto
de sombras de preguntas nunca
hechas.

En vano recorremos
la distancia que queda entre las últimas
sospechas de estar solos,
ya convictos acaso de esa interina
realidad que avala siempre
el trámite del sueño.


***

 José Manuel Caballero Bonald

martes, 30 de octubre de 2012

Crepúsculo y derrumbe


Tímida la tarde
se cubre los ojos /

Se derrumba un crepúsculo
en los confines del mar,
y estalla en silencio una pena /
allende el horizonte.


Un astro vigía se adelanta y
madruga en la noche pérfida /
se descuelga un presagio joven
de la atalaya noctámbula.

Turbios y fríos sueños
acechan los caminos yermos/
como nubarrones siniestros
que esconden la rima última,
el llanto ardiente/
que destroza la rueda.

En la insoportable desolación del alma
se re-integra todo /
se consume el fuego amargo
del antiguo engaño
y surge Uno..

el guerrero imperturbable
de las causas imposibles.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Cuando te beso


Tienes razón sobre lo que pasó en aquella primera cita... mientras tus pecas me sonreían, tu boca, o la promesa de esos labios demasiados tiernos, me impedían mirarte a los ojos.
Las palabras brotaban de mí hacia ti construyendo una conversación torpe y vaga que el resto de mi ser ignoraba por completo. Conversábamos, distraídos, como sumergidos en el guión de una película muda.
Toda mi voluntad estaba puesta en tu boca, que intentaba, supongo, decirme algo.
Tus palabras sinceras se desvanecían en el silencio. Mientras, en tus labios, se dibujaba la promesa, tal vez, de algún beso “robado al azar”.
Tímidas y sensuales, nuestras bocas jugaron a provocarse: "el que se queda sin aliento pierde", dije.. y te mordí la boca.
Y el azar, o el destino (que es decir lo mismo), anunció con trompetas el final del juego; y el comienzo de algo más.
Tiempo ha pasado desde aquella primera noche; tiempo, besos, juegos y mucho más.
Vuelven hoy los silencios delicados y la complicidad de esa noche nuestra; vuelve el secreto, y las promesas nuevas, ese intenso sabor a fruta madura que se desprende de tus labios, vuelve esta tierna e insuperable sensación interior...el enigma de nuestra intimidad tan íntima.
Esto es lo que pasa cuando te sueño..y me olvido, y me pierdo entre tus pecas,
y si te muerdo, y despierto en el universo sublime de tus besos...tú vuelves,
con tu misterio, sin mi olvido, y cada vez que te beso,
no hay dudas,
tú vuelves mejor.

viernes, 21 de septiembre de 2012

El Sueño de los Lunáticos


"O Binómio de Newton é tão belo como a Vénus de Milo.
O que há é pouca gente para dar por isso.”
Álvaro de Campos


“Por mas que me esfuerce en no mirar,
no puedo dejar de sentir la mirada

de la Luna en mi Piel.”

“1Q84”, H. Murakami



La ciudad es inmensa para todos, aunque solo sobre algunos esa inmensidad llega a desplegar sus alas claras, ofreciéndoles cobijo e inspiración, roce y presentimiento, más allá de los límites de la percepción ordinaria; la caricia es para aquellos que saben caminar las calles a veinte centímetros del suelo, alterar el punto de vista, y dejarse envolver por los aromas y las brisas que aguardan suspendidas en el aire, a salvajes niveles. 

El perfume de una flor cultivada en el desierto, o los pétalos de una rosa jóven adormecidos sobre la piel más suave de una nube inmaculada y blanca... mansos parajes donde se retiene la espera y el regalo divino, la caricia prometida en la ascensión simple de un alma conmovida. 

Surgen silentes constelaciones nuevas y la luna regala una lluvia de voces suaves para aquellos que aún buscan su salvación en las horas tardías de la noche. Los destellos y los reflejos brotan de las cosas más simples y se vuelven puente y orilla, y faro recién encendido, y canto de gorrión sosegado, y tormenta avasallante, y sendero que resuelve la encrucijada... un verso soñado en otra lengua, un relato lejano, una mano que nos sostiene en la noche... 

y entonces, se abre la grieta y se derrumban las sombras, nada sobra en el fragor de aquella lucha eternizada e infame. Y aunque la victoria se presente silenciosa y fugaz, cae irremediablemente el velo que oculta la calumnia universal, el embuste mayor de los cobardes. Brota en un rincón el destello decisivo, se ilumina el camino, y se desvanece la incertidumbre...

la belleza sublime de la creación alarga su abrazo y se manifiesta,

surge en lo profundo de la noche,
    infnito y salvador,  
        el sueño de los lunáticos.

jueves, 9 de agosto de 2012

"(...) como un anhelo ondulando en el ambiente" (fragmento)

"Aunque no se oía ningún ruido proveniente del cuarto, sabía que ella estaba ahí, con su misterio, detrás de esa puerta, y como un anhelo ondulando en el ambiente, su cuerpo se paseaba ante las paredes enmudecidas, esas que cada noche lo observaban a él, en noctámbula quietud, reconociendo ahora en ella, la materia de esos sueños."

A.G. Leão, "El sueño de Lagarde"

domingo, 1 de julio de 2012

"(...) Otro día gris en la gran ciudad..." (fragmento)


"(...) Otro día gris en la gran ciudad. El sonido húmedo que se colaba a través del cristal parecía proceder de una lluvia lejana, de otro tiempo. O tal vez solo fuera él, el que se encontraba tan distante de ahí. Optó por sentarse en el sofá y contemplar hacia la ventana, expectante y silencioso; por si de un momento a otro se le ocurría regresar. Pero lo único que era capaz de divisar más allá del cristal, era una incontable cantidad de húmidas dagas que venían a cercenar sin piedad los hilos invisibles que movían sobre las tablas las piezas que él mismo iba escogiendo ─como en un ataque inoportuno de ablepsia─ para representar, en el teatro sombrío de su porvenir, el melancólico y profuso drama de su existencia. El día avanzaba, gris y amenazante, y él seguía ahí, sentado en primera fila; incapaz de voltear la mirada ciega y condenado a presenciar de cerca ─con la piel bien abierta y el alma partida en dos─ el ingobernable devenir de sus propias pesadillas; ese desfile fatídico de incertidumbres altaneras y eternos sueños inconclusos."

A.G.Leão, "EL Sueño de Lagarde"

miércoles, 20 de junio de 2012

Una sombra más sobre el viejo andén


El silencio, tan inmenso como repentino, le pareció bastante sospechoso; como el vacío insondable que ahora acusaba su memoria. Imprevistamente se encontró cómoda y tranquila en su estrenada soledad; y esto sí que era una sensación demasiado nueva para ella, pero a la vez... ¡se parecía tanto a lo que siempre había buscado! Como un anhelo final, o lo parte más lúcida de un sueño surgido de la oquedad de otro sueño, ya viejo y abandonado.
Entonces, sola contra sí misma, se dio cuenta de que su espera sólo era una sombra más sobre el viejo y solitario andén, y comprendió al fin que su tren ya no iba a llegar, que ya no podría contar con sus viejas ganas de partir, y que, en realidad, ella ya se había largado de la estación, mucho (mucho) tiempo atrás...

domingo, 29 de enero de 2012

Domingo 5:30 am

"Abrir los ojos en medio del sueño, y escaparse. Salir a la vigilia de madrugada, mientras el cuerpo y la ciudad aún duermen. Escribir, dejar una huella, la clave de mañana, un intento de atrapar lo tenue, lo vislumbrado. Volver a la cama.... " 

domingo, 7 de agosto de 2011

A punto de Caer

No te has dado cuenta aún pero...
en breve el día morirá,
y serás arrebatado de las calles
por un dolor crepuscular
que te morderá en la nuca,
y te llenará los ojos
de sombras y de sangre,
de lágrimas mutiladas
que se volcarán hacia adentro,
y sentirás su ardor
recorrerte las venas,
a punto de reventar...
y sucumbirán tus sueños a ese dolor,
y caerás de rodillas
en medio de la noche,
y pedirás perdón a las estrellas,
y clemencia a los sapos,
y rogarás por despertar,
y entregarás tu espada,
sabiéndote vencido,
una vez mas...
y cuando te sientas a punto
de abandonar este abismo,
de repente, sentirás el calor
de su mano en tu mano,
y toda la ternura de su voz,
rompiendo el conjuro junto a ti,
te reconocerás en sus ojos,
y despertarás de ese mal sueño,
a salvo...

Al borde de la acera,
justo antes de cruzar.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Sueño abierto

“¿Y ya con qué voy a soñar,
cuando he sido tan feliz despierto?”

“Noches Blancas”, F. Dostoievski


"Hace días, (vidas) , que se desató la búsqueda. El decorado se diluye en colores y acaba en intento surrealista de colorear un paisaje borroso, y demasiado incoherente. Ante un suelo dudoso, los pasos se someten al temblor, y pierden el rumbo. La encrucijada no tiene salida real, solo un camino de fantasía, y un pasaje sin destino. Soñar soñándose, es caer al vacío, despertar al borde del precipicio, y volver a caer... la rueda es infinita, y no cesa de girar. Descifrar la trama, es comprender esa lengua única, es abrazar el destino de reposar nuestra angustia, nacida al borde de ese abismo, sobre una caricia, lejana, de mujer.
Si al estirar la mano se roza un sueño, soñado tan perfecto... florece alrededor de la vigilia, el éxtasis de pertenecer. La realidad pretendida desde el otro lado, se vuelve innecesaria aquí, y huye, fugitiva en las sombras de un deseo obsoleto.
Invertir las fuerzas, y aguijonear el sueño, para sembrar la semilla de donde nazca la duda, el ímpetu de forzar la realidad, hasta que se desmoronen sus límites cobardes y se fundan con el sueño....

..hasta que al abrir los ojos,
todo sea sueño,
la esquina, la plaza, el banco,
que no se altere la configuración,
felicidad divina,
sublime de hoy."

sábado, 30 de julio de 2011

Somos Sueño

‎". We are such stuff
As dreams are made on, and our little life
Is rounded with a sleep."

The Tempest, W.Shakespeare

jueves, 28 de julio de 2011

La Tormenta

"... como una poseída, se precipitó a la baranda de estribor y allí permaneció días enteros con sus noches, mirando el inmenso muro de la Cordillera y diciéndose, con perpetuo estremecimiento, que allí detrás se extendía, virgen e inmensa, la tierra de sus sueños...
El Patagonia avanzaba rapidamente, pero para la Condesa los minutos eran años...

... y, viéndola exponerse así, los marineros temían por su vida; mas nadie se atrevía a interrumpirla, porque no es tarea de los marineros interferir en la tormenta, sino surcarla..."

"Inglaterra, una fábula", L Brizuela

miércoles, 20 de julio de 2011

Volver...

Vuelvo.. pero,
¿a dónde?
La sensación es siempre “volver”.
Retornar, una vez más, al sitio que se conoce, y nos reconoce. Modelar el acabado de una trama oculta que viene provocando, desde hace tiempo, empujones sutiles de marcada intención.
Mirar-se y redimirse en el reflejo acallado de nuestras propias y antiguas pisadas, desentraña ese silencio cargado de inquietudes que nos atormenta en la vigilia y nos amenaza entre sueños.
El reflejo de un guión in-acabado rige las tablas, y nuestros pasos temblorosos agitan el gastado telón. El texto recitado retumba en el eco de otras voces hace tiempo susurradas. Suspendido el drama que nos otorga una identidad, rostros vacíos entrechocan en una noche sin estrenos. Las puertas del teatro aguardan abiertas de par en par, y las huellas aquellas descansan en la última fila.
Volver no altera la perspectiva, y el desconcierto lo inunda todo al salir, entre sombras y
con el corazón moribundo,
abatido por las últimas palabras de un final
demasiado conocido.

viernes, 17 de junio de 2011

Un Final

Para cuando leas esta líneas, yo ya estaré muerto. Tu presencia tibia y sin magia me asesinó. Mírate al espejo. Reconoce tu mano asesina, tu palabra sin compromiso y tu in-acción. Contaminaste con tus miedos el aire dulce que compartimos, y tu mediocridad en la lucha llenó de piedras el sendero; fuiste susurro, ocaso y atardecer. Mientras ocultas sin vergüenza tus sucias garras y te salvas, en este puente abandonado, mi resignación, por fin, se encuentra a gusto. Por debajo de pies cansado, la corriente de este río infernal y eterno, arrastrará hasta el final, los restos de este sueño casi muerto.