Mostrando entradas con la etiqueta poesía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta poesía. Mostrar todas las entradas

lunes, 29 de octubre de 2012

Susurro lunar



Luna musa inspiradora
Tú, que guías versos y galeones
¿Es tu reflejo poeta
el que juega
a esconderse en la bahía?

¡O que é súbito!
Barca entrometida
Quebra o silêncio...
Susurra brisa la poesía.

jueves, 5 de julio de 2012

¿Dónde está, oh poesía, tu aguijón?


¿Dónde está, oh poesía,
tu aguijón?

¿Vendrán tus gélidos labios
a cobrarse su último beso?


Caen
los párpados suicidas
y la noche,
oh sombrío remanso,
se reserva un misterio nuevo
para este último sueño.

viernes, 3 de febrero de 2012

¿Cómo hago yo para decirte mi poesía?




¿Cómo hago yo para decirte mi poesía? ¿Cómo poner en palabras lo indecible, lo vislumbrado, ese destello sublime y esquivo desde donde se manifiesta la magia de un instante?

Porque la poesía, la verdadera, no es más que un simple acto ─ que es mucho más que un verbo─ y surge explosivo en el mismo instante en que muere, en la víspera... ...y habita, como un aleteo agónico y desenfrenado, en la vaga intención que ya se fue.

sábado, 8 de octubre de 2011

¿Qué es poesía? / poēsis / ποίησις


“(...) para indicar que,
debido a su carácter ridículo,
excesivo o inapropiado resulta fuera de
lo que se considera común.”

Poema”, acepción, según la RAE


Y ¿qué es la poesía, sino una manera “no común” de ver, sentir, oler o escuchar lo que nos rodea? Una forma de rebeldía contra las normas establecidas, contra lo “que debe ser”, y a favor de lo “que realmente es”, un medio de elevarse sobre lo común, y de ascender,  en persecución del huidizo Eros.
Dejando de lado convenciones y prejuicios, se desnuda el alma, brincando en libertad absoluta, intentando el vuelo inaugural, sintiéndose parte integral - e íntegra - del Universo. Sólo de esta manera se puede lograr aniquilar el cristal que nos mantiene aislados de los demás, y que convierte nuestra realidad en un océano de aguas inhóspitas, y nuestro “pequeño ser” en un sentenciado náufrago yendo a la deriva, sin posibilidades de sobrevivir, y justamente por eso, más vivo que nunca.
Pero detengamos un instante (prometo que vale la pena) en la palabra “poema”, que deriva del griego “poiesis”, y que acarrea en su significado la idea, sobretodo, de “creación”.
Platón nos hace llegar, a través de sus textos, sobretodo del Fedón y de La República, la culminación de su propia dialéctica, que no es otra que la conjunción de tres ideas:
belleza / justicia / bien; para que algo sea bello, debe ser justo, y si es justo, entonces es bueno.
Culminación que sólo podría darse gracias a un sutil equilibrio entre un Eros contemplativo (el “amor platónico”, el “teorizar sobre lo bello”) con un Eros dinámico (la “creación” o la “producción” de lo bello).

Existe una producción del alma fuera de sí misma. El sujeto que persigue a Eros se trasciende a sí mismo, engendrando y pariendo hijos del espíritu. Se trasciende en una póiesis (producción, poesía). El objeto de Eros no es, por tanto, la posesión de la belleza a través de la contemplación sino de la generación y el nacimiento de la belleza. (Esther Diaz, “LA POSMODERNIDAD Y EL DESARRAIGO DE EROS”, fragmento).

Sintetizando; sólo en la contemplación atenta de la realidad podemos distinguir la verdadera belleza que se oculta detrás de tantas convenciones y de tantos prejuicios. Pero esto no alcanza para culminar la búsqueda y arribar finalmente a los brazos de Eros. Para que lleguemos a sentir el amor en toda su plenitud, amor por los demás, por la naturaleza, por el cosmos y por el tiempo como entidad viva y cambiante, hace falta un compromiso con la creación, una trascendencia que sólo se da por medio de la “póiesis”, de la producción, de la poesía.
Mientras no desarrollemos la capacidad para aprehender la belleza que nos rodea, y no interpretemos la “vida” latente en cada ser, en cada cosa, y en cada reacción del universo, no seremos capaces de hacernos con la materia necesaria para producir por nosotros mismo “belleza”, segunda condición necesaria para arribar al Edén, que es aquí y ahora, lejos y salvados del fango y de las sombras donde viven perdidos aquellos condenados a girar sin pausa, muertos de desilusión, crucificados en la rueda eterna de una búsqueda sin sentido.



miércoles, 6 de julio de 2011

Always be drunk

“...Hay que estar ebrio siempre. Todo reside en eso: ésta es la única cuestión. Para no sentir el horrible peso del Tiempo que nos rompe las espaldas y nos hace inclinar hacia la tierra, hay que embriagarse sin descanso.

Pero, ¿de qué? De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca. Pero embriáguense...

------------------------------------------------------

"...à tout ce qui parle,
demandez quelle heure il est;
et le vent,
la vague,
l'étoile,
l'oiseau,
l'horloge,
vous répondront:
"Il est l'heure de s'enivrer!"

Charles Baudelaire