Mostrando entradas con la etiqueta orilla. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta orilla. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de octubre de 2015

Desde el espejismo

"(...) No me llames, sirena, de tu costa:
¿qué haría si me tiento? Prefiero ser recuerdo
de lo que siempre ansiaste
que resto de naufragio en tus orillas."

"FADO", Leopoldo Brizuela

sábado, 20 de octubre de 2012

El olvido

Se diluye en el silencio
un recuerdo...

… y se pierde para siempre.

Como se dispersa y se difumina
el reflejo de un rostro en el río,
más allá de la orilla,
en la niebla temprana de la mañana.

Penetrando en lo difuminado
se encuentra lo que aguarda,
el reto de cruzar,
              y continuar...

Atrás
en las sombras,
muere el resto...

el olvido.

sábado, 7 de julio de 2012

Me naufragio en tu recuerdo


"Me naufragio en tu recuerdo... en aquellos mares olvidados y en los puertos tan llorados, con lágrimas que desbordan esos mismos mares, esos viejos mares que desbordan estos ojos ciegos; pobres ojos tontos que ya están secos y rojos de buscarte, por las noches, entre las cajas de fotos secas que duermen debajo de esta cama, y que son la materia triste de mis sueños, y el preámbulo más sombrío de mis peores siempre pesadillas, cuando mi cama es sólo un llanto, y la luna es un aullido tarde, y se me sube la marea, y yo, aturdido, me naufragio en tu recuerdo...
y pienso entonces en esos mares que nunca llegan a buen puerto, y en nosotros, y tanto amante suelto, cayendo, y vaciando el mar en llanto, revolviendo puertos, mordiendo ese aire tan salado, el sabor frío y lacerante de los recuerdo mal paridos, como una traición en cada orilla, y un naufragio en tu recuerdo...
y pensar que te creía ciegamente..  mi terror de siempre adormecido en la luz tenue de tu faro suave, y en la promesa de un no-naufragio juntos, cuando arriesgamos la primer brazada, y cada beso era una orilla, y en aquellas noches pobladas de estrellas de mar, cuando mi andar era tan sirena, y tu canto tan palabra... y es por eso que duele tanto, porque hoy sólo quedan fotos viejas, y las fotos son tan silencio, que ni llegan a ser eco, y se engullen la luz del faro, y no me salvan en esta noche, cuando tiemblo, en el naufragio en tu recuerdo...
y me invento - a veces - otras noches largas, para no llorarte siempre estos mares tan fatales, y charlo tiernamente con las caracolas del jardín, las que cargamos aquella tarde, y ellas también aún se acuerdan de tu promesa al viento, de tu canto tan palabra, y de mis sueños de sirena, y aquella tenue luz del faro, y de la noche del naufragio, cuando te llevaste todo el mar, y me dejaste esta inmensa noche, una orilla llena de miedo, y un puerto triste sin esperas...
y quemar las cartas no sirvió de nada, ni tus besos, ni las naves... tal vez tragué demasiado mar, y ya no estás para abrazarme, y entre tanto miedo brotó un silencio...  y una vez escuché una voz de vos, que tenía el eco de tus ojos lindos, y ese canto tuyo tan palabra; pero la noche era tan cerrada, y ya no se veía ninguna orilla, que huí del mar mordiendo arena, y desperté llorando entre mis sábanas; bajo la cama las cajas siguen, y cada rostro es silenciado, y la noche es implacable, como el mar, o como el puerto, y yo, con entre tus ausencias, me naufragio en tu recuerdo."

A.G.Leão, "EL Sueño de Lagarde"

viernes, 16 de diciembre de 2011

5 Haikus y el Mar


El mar en calma
Se avecina tormenta
En sueños de ayer

***
 
 
Muerte en la orilla
la barca abandonada
Al atardecer

*** 
 
Se retira el Sol
Última caricia o
Presagio de vos

*** 
 
El mar eterno
Mueren los pasos tristes
Sobre la orilla

*** 
 
Al atardecer
Sobre la espuma del mar
Melancolía

domingo, 7 de agosto de 2011

Desde El Espejismo

"... no me busques: yo sólo perduro si te huyo.
No te acerques: me esfumo, me muero
un poco mas a cada paso tuyo,
y ya no puedo amarte
como aquél que una vez me dió una vida
demasiado verdadera para mí.
No me llames, sirena, de tu costa:
¿qué haría si me tiento?
Prefiero ser recuerdo
de lo que siempre ansiaste
que resto de naufragio
en tus orillas."



"Fado", L. Brizuela

jueves, 16 de junio de 2011

Una visión, Frente al Mar

A orillas del mar, sentó su inmensa tristeza, y calló. La noche cerrada intimidaba con su silencio, pero él, ni siquiera pudo ensayar un temblor. Sin nada más que perder, intentó, en vano, descifrar un mensaje revelador en las estrellas; pero ellas también, indiferentes, le dieron la espalda. La soledad se hizo infinita esa noche y lo cubrió hasta el ahogo. Tan incómoda como una pegajosa prenda en verano, a la hora de la siesta. Un sueño abandonado cayó sobre él, como una lluvia de cenizas, y reclamó su historia perdida. Ante la contundencia del momento, no encontró argumento que lo justifique. Del mar surgió un grito de guerra, y las aguas avanzaron amenazantes. Despertó un fantasma en la espuma y la luna un rostro precioso bajó, y le prestó. De pie frente a él, y al amparo de una pausa en el tiempo, se entabló el diálogo entre sus miradas. Y en el reflejo de sus penas encontró el mensaje soñado. Antes de que la espuma se volviera espuma, y el mar retorne a su inmensidad, reconoció en la superficie una sonrisa aprobatoria que lo invitaba a seguir. Una fuerza interior, profunda y nueva lo empujó sobre sus pasos. Pleno de voluntad renovada, retomó una vez más el camino del guerrero.