viernes, 18 de octubre de 2013

Algunos Mandamientos Nuevos


1.- NO irás por los caminos despertando a las Bestias.

2.- NO alimentarás pasiones ajenas... (si no tienes pensado llegar hasta el final).

3.- NO despertarás de ningún sueño creyéndote el mismo de ayer.

4.- NO te sentirás seguro en el silencio.

5.- NO maldecirás las sombras de la noche.

6.- NO ocultarás tu instinto asesino detrás de una máscara de dulzura.

7.- NO justificarás tu inacción en la desidia de los tibios.

8.- NO te adormecerás en el tedio de los caminos sin pendiente.

9.- NO reprimirás tu llanto de sangre, cuando por fin oigas lo indecible.

10.- NO buscarás regocijo ni piedad, pateando las cabezas de los náufragos.

domingo, 29 de septiembre de 2013

El último bar abierto.

"Produce zozobra saber que hay cierta gente que no volverás a ver. Uno sospecha que ahí está el acabamiento, en lo que se ha perdido para siempre, en las noches que jamás se repetirán, la aventura que me ha tentado siempre, la barra del bar como singladura cotidiana... Echo de menos aquellas madrugadas en que buscábamos el último bar abierto. En fin, uno ha cumplido bien. Y ha sobrevivido".



José Manuel Caballero Bonald
"Premio Cervantes 2012"

domingo, 25 de agosto de 2013

El problema del agujero del donut

“(...) lo ya sucedido se ha de dar por ya sucedido, sin más; y lo aún no ocurrido, se ha de dar por no ocurrido [...] en resumidas cuentas, nuestra existencia es una sucesión de instantes aprisionados entre el “todo” que queda a nuestra espalda y la “nada” que tenemos delante. Y ahí no hay lugar para el azar, ni tampoco para lo posible [...] Todo esto es pura alegoría […] y el resultado no varía.

Es como el problema del agujero del donut. Preguntarse si ese agujero debe aprehenderse como un espacio o como un ente es algo que concierne a la metafísica, aunque por mas vueltas que se le dé, el gusto del donut no se verá alterado en lo mas mínimo.”


H.Murakami,"La Caza del Carnero Salvaje"

lunes, 29 de julio de 2013

No todo es vigilia la de los ojos abiertos

"(...) No todo es vigilia la de los ojos abiertos.
A cosas de nuestra alma, vigilia llama sueños.
Pero hay de esta también un despertar
que la hace ensueño: la crítica del yo, la Mística.
Vigilia, no lo eres todo.
Hay lo más despierto que tú: la Mística.
Y ensueños, entre párpados recogidos..."

Macedonio Fernández 

viernes, 26 de julio de 2013

Instante gíglico


Él la virufretó por los brontos, alerrajatándola un poco. Luego abeboximando la boca. En la piel clavorosa regrantinaban pequeños ojurtos en relieve, cubriendo la tronja y las gramorillas. Los blosos se raconceleaban lentamente paucerrando los sártapos. La lefó hasta tacoblarle hacia atrás la graleza, excrefitado por la ardogriente piel del burello y el fantaroma del cuerpo. Rodeó los brontos con un bariazo, mientras runfundía la mano en las bradas. Ella se agrofanó, marscuyándolo con una oplaluna rastansión del cuerpo, cofriendo algo las fierdas. La mano rugbía en el calor. Pero Cristina se marquezó enseguida, ferazándose.
─ ¡Carieto! No tan brulero, Julito.


Ejercicio Gíglico

miércoles, 24 de julio de 2013

"De tudo ficaram três coisas;


a certeza de que ele estava sempre começando,
a certeza de que era preciso continuar 
e a certeza de que seria interrompido 
antes de terminar."


De todo quedarán tres cosas:

la certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
y la certeza de que sería interrumpido
antes de terminar.

Hacer de la interrupción un camino nuevo,
hacer de la caída, un paso de danza,
del miedo, una escalera,
del sueño, un puente, de la búsqueda,...un encuentro.


FERNANDO SABINO


Nota aclaratoria: Este poema, que aparece en el libro "O encontro marcado", de Fernando Sabino ( ISBN 85-01-91200-X), suele ser atribuido a Fernando Pessoa.

domingo, 7 de julio de 2013

Los elementos de la noche


Mis paginitas, ángel de mi guarda, fe
de las niñeras antiquísimas,
no pueden, no hacen peso en la balanza
contra el horror tan denso de este mundo

(…) la noche nuestra interminable doliendo.”

*Los elementos de la noche



Ni el agua en su destierro
sucederá a la fuente
ni los huesos del águila
volverán por sus alas.”

*Los elementos de la noche




Sin motivo ni causa uno supone
que llegó pronto o tarde
y se duele
('no habernos conocido...')”

*Otoi que j′eusse aimée...





Sólo el silencio que da miedo. Tan raro,
tan raro, tan escaso se ha vuelto en este mundo
que ya nadie se acuerda como suena...”

*El Silencio




Adiós, espuma del aire, isla que dura un instante.”

*La diosa blanca




José Emilio Pacheco

martes, 18 de junio de 2013

Abraxas

"Querido Sinclair, nuestro dios se llama Abraxas, y es dios y diablo; abarca el mundo oscuro y el claro. Abraxas no tiene nada que objetar a ninguno de sus pensamientos, a ninguno de sus sueños. No lo olvide. Pero le abandonará el día en que sea normal e intachable." H.H.

lunes, 17 de junio de 2013

La náusea


De nuevo el silencio en la faringe...”
J. P. Sartre, “La Náusea”

Por debajo de la piel
tiemblan los huesos,
profundos y abismales /
muertos de miedo.

El sonido punzante de la noche atraviesa los oidos,
como un aullido incandescente
que se instala en la boca del estómago
  y desgarra la carne
   y retuerce las tripas,

    la sangre quisiera huir
pero ya es demasiado tarde...

El cuerpo cae vencido ante el horror
y la náusea se apodera del aire,

...en una fosa cercana
     el gusano se relame en su suerte...

Surge entonces
ineludible y fatal
la noche final de tu existencia,

y ya no hay tiempo que perder,
   y todo es
      silencio,
        vacío
        y muerte.

           ****





Nueva Antología de poesía "PUENTE DE ALMAS" (Editorial Dunken)

lunes, 10 de junio de 2013

Perderse

"Caminé anoche durante horas. Era como si quisiera perderme por alguna calle nueva. Perderme absoluta y alegremente. Pero hay momentos en que no podemos, no sabemos perdernos. Aunque tomemos siempre las direcciones equivocadas. Aunque perdamos todos los puntos de referencia. Aunque se haga tarde y sintamos el peso del amanecer mientras avanzamos. Hay temporadas en que por más que lo intentemos, descubrimos que no sabemos, que no podemos perdernos. Y tal vez añoramos el tiempo en que podíamos perdernos. El tiempo en que todas las calles eran nuevas".

"Formas de Volver a Casa", A. Zambra